Los diseños biodegradables de objetos son cada vez más comunes, como es el caso de las botellas de algas…pero aún así, continúan llamando nuestra atención según su forma y el uso para el que hayan sido creadas.

 

La botella de algas

Existe una botella creada con la combinación de polvo de algas rojas con agua. La idea es el resultado del trabajo de un estudiante de diseño de producto: Ari Jónsson.

El estudiante, que en 2016  estudiaba en la Academia de las Artes de Islandia, expuso el proyecto durante el festival de diseño Reykjavik en marzo de ese año.

¿Cómo surgió?

Luego de leer e informarse acerca de la cantidad de plástico residual producido todos los días, el estudiante sintió una urgente necesidad de desarrollar un material de reemplazo.

Ari Jónsson comenzó su proyecto estudiando las fortalezas y debilidades de diferentes materiales para determinar así qué podría ser adecuado para usar como una botella de agua.

Al finalizar su búsqueda, finalmente se encontró con una forma de agar en polvo. Esta sustancia está hecha de algas y dio origen al material de base para su botella: la botella Agari.

La experiencia

Cuando el polvo de agar se agrega al agua, forma un material gelatinoso. Después de experimentar para encontrar las proporciones correctas, Jónsson calentó lentamente la sustancia antes de verterla en un molde en forma de botella que había guardado en el congelador.

A continuación, giró el molde mientras estaba sumergido en un cubo de agua helada, hasta que el líquido en el interior tomó la forma de la botella.

Luego la colocó en el refrigerador durante unos minutos antes de extraer la botella de agar del molde.

En la página www.dezeen.com se explica que “mientras la botella esté llena de agua, mantendrá su forma, pero tan pronto como esté vacía comenzará a descomponerse”. Esto resulta práctico porque la botella se puede compactar más fácilmente y desechar.

Además, si falla, o si el fondo es demasiado delgado o tiene un agujero, puede recalentarse y volver a verterse en el molde.

Como la botella está hecha de materiales 100% naturales, el agua almacenada en su interior es segura para beber. Aún así Jónsson señaló que después de un tiempo puede extraer una pequeña cantidad de sabor de la botella.

También sugirió que si al usuario le gusta el sabor, debería morder la botella cuando haya terminado de beber. 

Diseño con algas

Los diseñadores están experimentando cada vez más con algas marinas. Se han utilizado algas para crear pantallas de lámparas… como revestimiento arquitectónico…como material base para formar hilos para tejer alfombras…en  fin: para diferentes objetos y usos.

El uso de algas para dar origen a botellas no es algo nuevo. Ya te contábamos hace unos años que en Londres, por ejemplo, un grupo de estudiantes se inspiró en la membrana que recubre la yema del huevo, para elaborar botellas comestibles.

Ohoo es una botella de agua realizada con algas pardas y cloruro cálcico. Su forma no es la de una botella tal como la conocemos, sino más bien como una enorme gota de agua.

Con este video tenés la posibilidad de recordar de qué se trata Ohoo, a través de SustenTAr:

 

 

(Visited 105 times, 9 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta