Desconocemos la calidad del aire que respiramos…

Según nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), nueve de cada diez personas respiran aire con altos niveles de contaminantes.


¿Qué es la calidad del aire?


 

La contaminación del aire representa un importante riesgo medioambiental para la salud, ya sea en los países desarrollados o en los países en desarrollo.

La calidad del aire es una indicación de cuando el aire está exento de polución atmosférica, y por lo tanto apto para ser respirado.

Nueve de cada diez personas respiran aire con altos niveles de contaminantes”, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las estimaciones actualizadas muestran que siete millones de personas mueren cada año por la contaminación del aire ambiente.

La contaminación del aire representa una amenaza para todos, si bien las personas más pobres y marginadas se llevan la peor parte», expresa el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS.


Datos que no conocemos…


Los datos que no conocemos son alarmantes:

  • Aproximadamente el 90% de las personas de todo el mundo respiran aire contaminado. En los últimos seis años, los niveles de contaminación del aire ambiente han permanecido elevados y más o menos estables. Por otro lado se han registrado disminuciones de las concentraciones en algunas partes de Europa y en las Américas.

 

  • Cerca de siete millones de personas mueren cada año por la exposición a las partículas finas contenidas en el aire contaminado. Estas partículas penetran profundamente en los pulmones y el sistema cardiovascular y provocan distintas enfermedades. Se producen accidentes cerebrovasculares, cardiopatías, cáncer de pulmón, neumopatía obstructiva crónica e infecciones respiratorias, como la neumonía.

 

  • Más del 90% de las muertes relacionadas con la contaminación del aire se producen en países de ingresos bajos y medianos, principalmente de Asia y África. Siguen luego los países de ingresos bajos y medianos de la Región del Mediterráneo Oriental, Europa y las Américas.

 

  • Aproximadamente 3000 millones de personas  siguen sin tener acceso a combustibles y tecnologías de cocción no contaminantes en sus hogares. Esto representa que más del 40% de la población mundial.

 

  • Una cuarta parte (24%) de todas las muertes de adultos son por cardiopatías y el 25% de las muertes por accidentes cerebrovasculares. El 43% de las muertes son por neumopatía obstructiva crónica y el 29% de las muertes por cáncer de pulmón. Todas estas son enfermedades no transmitibles son causadas por la mala calidad del aire.

Cómo se mide la calidad del aire


La OMS desarrolló y elaboró directrices sobre la calidad del aire y fueron publicadas en 2005 . De esta forma recomienda límites máximos o umbrales de exposición a los principales contaminantes del aire que conllevan riesgos sanitarios.

Las medidas se aplican en todo el mundo  y se basan en la evaluación de las pruebas científicas actuales relativas a los siguientes contaminantes atmosféricos:

  • partículas (PM)
  • ozono (O3)
  • dióxido de nitrógeno (NO2) y
  • dióxido de azufre (SO2), en todas las regiones de la OMS.

 

Las guías de calidad del aire – actualización mundial 2005 contienen cada uno de los factores contaminantes, los niveles permitidos y sus efectos en la salud:

http://www.who.int/phe/health_topics/outdoorair/outdoorair_aqg/es/

La OMS también obtiene pruebas científicas relativas a la relación entre la contaminación del aire y determinadas enfermedades. Las afecciones incluyen cardiopatías, neumopatías y cánceres. Además, realiza estimaciones de la carga de morbilidad mundial y regional derivada de la exposición actual a la contaminación del aire.


Medidas para mejorar la calidad del aire


Existen numerosos ejemplos de políticas  que permiten reducir la contaminación del aire. Estas medidas son relativas a cinco puntos importantes:

industria: utilización de tecnologías limpias que reduzcan las emisiones de chimeneas industriales; gestión mejorada de desechos urbanos y agrícolas, incluida la recuperación del gas metano de los vertederos como una alternativa a la incineración (para utilizarlo como biogás);

transporte: adopción de métodos limpios de generación de electricidad; priorización del transporte urbano rápido; construcción de sendas peatonales y de bicicletas en las ciudades, y el transporte interurbano de cargas y pasajeros por ferrocarril; utilización de vehículos pesados de motor diésel más limpios y vehículos y combustibles de bajas emisiones;

planificación urbana: mejoramiento de la eficiencia energética de los edificios y concentración de las ciudades para lograr una mayor eficiencia;

generación de electricidad: aumento del uso de combustibles de bajas emisiones y fuentes de energía renovable sin combustión (solar, eólica o hidroeléctrica); generación conjunta de calor y electricidad; y generación distribuida de energía (por ejemplo, generación de electricidad mediante redes pequeñas y paneles solares).

gestión de desechos municipales y agrícolas: estrategias de reducción, separación, reciclado y reutilización o reelaboración de desechos; métodos mejorados de gestión biológica de desechos para producir biogás. En casos en que la incineración sea inevitable, será crucial la utilización de tecnologías de combustión con rigurosos controles de emisión.


Cada vez hay más países que buscan disminuir la contaminación atmosférica


En un comunicado de prensa de la OMS del pasado 2 de mayo, se explica que hay avances positivos pese a todo. Aunque los datos más recientes muestran que los niveles de contaminación del aire ambiente siguen siendo peligrosamente altos, en la mayor parte del mundo hay otra mirada.

Los países están adoptando medidas para abordar y reducir la contaminación del aire provocada por partículas finas.

“Por ejemplo, en tan solo dos años, el proyecto Pradhan Mantri Ujjwala Yojana puesto en marcha en la India ha permitido conectar gratuitamente a la red de GPL a aproximadamente 37 millones de mujeres”. Todas ellas son mujeres que viven por debajo del umbral de la pobreza, y necesitan  cambiar a una fuente limpia de energía doméstica.

Por otro lado “la Ciudad de México se ha comprometido a aplicar normas a favor de vehículos menos contaminantes”. Este país optó  por ejemplo por autobuses que no emiten hollín y prohibió los coches particulares diésel para 2025.

Podés leer también: https://sustentartv.com/america-latina-y-el-caribe-compromiso-para-mejorar-la-calidad-del-aire/

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 148 times, 1 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta