Curitiba, un modelo de ciudad sostenible

Curitiba, un modelo de ciudad sostenible

1187
0

Curitiba, un modelo de ciudad sostenible, es  pionera en el desarrollo urbano sostenible. Desde hace cuatro décadas viene viendo descender su índice de criminalidad, sus ciudadanos gozan de un comparativo mejor nivel de vida y ha frenado la contaminación. Las claves de este ecodesarrollo urbano radican fundamentalmente en la voluntad política municipal, que se ha mantenido invariable en abordar la problemática urbanística de una forma coherente y radical.

curitiba

Es una ciudad verde, diseñada para el ciudadano. En ella los edificios rodean a la naturaleza y no al revés, como sucede en muchas metrópolis ya que cada 51 m2 de área verde por habitante. A esta cifra se llegó tras poner en marcha una intensa política de creación de áreas verdes. Siguiendo la línea de crear una estrategia de desarrollo sostenible, las autoridades de la ciudad consideraron fundamental la iniciativa de construir grandes parques y bosques para que el ciudadano tuviera un espacio para la interacción social y ambiental.

El inmenso sistema de parques sirve de drenaje de todo el territorio. Muchos de ellos fueron situados en antiguas canteras y zonas industriales, de manera que con intervenciones pequeñas y graduales se pudiera regenerar esos espacios y hacerlos utilizables por la ciudadanía. Esto se complementó con una línea de autobuses exclusiva (Curitiba-parque) para recorrerlos. Así que estando en Curitiba, el habitante no recorre más de diez cuadras sin encontrarse con una zona verde

Curitiba sustentable 2

El transporte es otro de los aspectos clave en la preservación del medio ambiente en Curitiba, y se lo considera la columna vertebral de su funcionamiento. Su eficiencia se debe básicamente a la tecnología y la planificación. Este sistema ahorra tiempo a sus usuarios, gasta menos combustible y evita la contaminación. Además, permite que el ciudadano haga varios trayectos con sólo un pasaje; lo que contribuye al presupuesto de las familias. Al quitar los taquilleros se confió en que si el ciudadano recibe un buen transporte lo paga. A su vez, al enfatizar el desarrollo del transporte colectivo contra el individual, se evita en gran medida la contaminación del ambiente.

Curitibasustentable 1

(Visited 169 times, 7 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta