Cuando uno lee o escucha por primera vez sistemas de termovalorización se pregunta de dónde sale esta expresión..¿Qué significa?…pero luego empieza a comprender lentamente…

Los sistemas de termovalorización o sistemas de incineración hacen referencia a las plantas que incineran los residuos sólidos urbanos.

Intentan evitar los rellenos sanitarios que tan cuestionados son hoy en día, pero también generan controversias…

LAS PLANTAS DE TERMOVALORIZACIÓN

 

La página puntosobrelai.net explica que “las plantas de termovalorización son prácticamente plantas termoeléctricas que en lugar de quemar combustibles fósiles aprovechan el poder calorífico de los residuos mediante una combustión controlada (en un sistema cerrado) en donde las emisiones se tratan químicamente”.

Siguiendo esta definición podemos introducirnos a la manera en que estas plantas realizan la incineración de los residuos.

CÓMO SE INCINERAN LOS RESIDUOS

 

La eliminación de óxidos de nitrógeno (NOx) se realiza mediante su reacción con agua amoniacal al 24% de concentración, lo que genera nitrógeno molecular y vapor de agua. También se lleva a cabo una depuración de gases en seco mediante la neutralización de ácidos (HCL,HF y SO2) con Cal (CaOH) y la adsorción de metales pesados y dioxinas y furanos sobre carbón activado.

Se utilizan filtros de mangas para la separación de sólidos del gas de combustión, eliminando los productos de las reacciones y partículas suspendidas. Las cenizas que son captadas en los filtros de mangas y las escorias que se generan en el proceso se manejan de acuerdo a la normatividad ambiental vigente en cada ciudad o país.

La temperatura de combustión superior a los 850 grados Celsius por más de 2 segundos, evita la formación de dioxinas y furanos. La caldera utiliza este calor para evaporar agua y el vapor a su vez se utiliza para mover una turbina y generar energía eléctrica. Posteriormente es enfriado mediante una condensación por aire y permite que se recicle el agua.

Estas plantas cuentan con un sistema de medición continua de emisiones por línea y miden en tiempo real la concentración de los componentes de los gases de combustión (partículas, H2O, O2, CO, HCl, SO2, NOx, CO2, NH3) en cada chimenea.

Incluyen sistemas de procesamiento de datos que pueden ser transmitidos “on line” y de forma transparente para la autoridad ambiental y público en general. Las dioxinas, furanos y metales pesados son muestreados periódicamente de acuerdo a la norma europea IED 2010/75 y operan bajo sistemas que cumplen con los estándares de calidad más avanzados del mundo: EN-14181.

LOS PAÍSES QUE UTILIZAN SISTEMAS DE TERMOVALORIZACIÓN

 

Planta incineradora de Wurzburg, Alemania

Actualmente existen alrededor de 1.440 plantas de termovalorización en el mundo con buenas experiencias y resultados en relación a la gestión de RSU. 

 

Esta tecnología es ampliamente utilizada en distintos países:

En Japón, con mil 210 plantas.

Alemania, con 99 plantas.

Francia, con 126 plantas.

Resto de Europa y Rusia con 276 plantas.

China, con 225 plantas.

Resto de Asia con 62 plantas.

En Estados Unidos de Norteamérica operan 99 plantas de Termovalorización o Waste to Energy (WTE) valorizando 240 millones de toneladas anuales de residuos no reciclables para producir energía eléctrica.

En algunos países como en México, diversas organizaciones ambientalistas  se oponen a su instalación argumentando, entre otros aspectos, la violación de leyes nacionales en materia ambiental.

También se muestran contrarios basándose en convenios internacionales, entre ellos el Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, en vigor en México desde 2004.

VOCES A FAVOR Y EN CONTRA…

Por un lado, se asegura que los sistemas de termovalorización son seguros e inocuos para el medio ambiente frente al vertedero…pero por otro lado, los ecologistas critican su elevado coste y denuncian riesgos ambientales…

Históricamente el tratamiento de los residuos sólidos urbanos más habitual entre los países de la Unión Europea ha sido el depósito en vertederos.

En los últimos años la mayoría de los países han disminuido el uso de esta disposición final de los residuos por diversos problemas ambientales que se pueden generar, como la contaminación por lixiviados.

La posición generalizada entre los opositores es que quemar basuras contamina y contribuye al cambio climático, y que por lo tanto no es una buena solución para gestionar los residuos generados.

Así, si bien para muchos esta tecnología no contamina, algunas organizaciones ecologistas y ambientalistas, denuncian reiteradamente la emisión de compuestos contaminantes.

Respecto a las dioxinas y furanos, dos partículas cancerígenas resultantes de la cremación de materia orgánica, según el criterio de los técnicos se trata de un riesgo residual. Esto sería así ya que en teoría, si se ha efectuado un correcto proceso de selección de basura, los hornos no emplean materia orgánica como combustible (se destina a compost). Y además, operan por encima de los 800 grados, a temperaturas que acaban por completo con este tipo compuestos químicos.

La página elmundo.es especifica en una nota que “ni siquiera la incineración está libre de desechos peligrosos: una parte rechazo que accede a los hornos termina reducido a cenizas (alrededor del 15 o 20% del peso, según los técnicos; hasta un 30% según Greenpeace)”.

 

Fuentes:


http://www.vidasostenible.org/informes/tendencias-en-el-tratamiento-de-residuos-urbanos-en-europa/

http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2013/11/17/52865dda61fd3d38558b457b.html

Valorización energética de los residuos: ventajas y desventajas.

http://www.puntosobrelai.net/plantas-de-termovalorizacion/


 

(Visited 51 times, 10 visits today)

comentarios

Dejar una respuesta